Limpieza final de obra

  • 22 noviembre, 2019

Una limpieza de obra profesional supone poner a su disposición un plazo infinitamente inferior de ocupación de los nuevos espacios, al estar realizada por personal entrenado y cualificado para realizar estos procedimientos, que además cuenta con los conocimientos necesarios para resolver la limpieza de cada tipo de obra con productos testados, evitando deterioros en las superficies y elementos, y obteniendo una higienización y desinfección absolutamente eficaz.

Por otro lado, disponen de registros técnicos y legales para desarrollar con la normativa vigente el tratamiento de este tipo de limpiezas, así como los conocimientos técnicos y prácticos por parte del personal, para una ejecución segura y eficaz.

La limpieza de obra de pisos y oficinas especializada, supone garantizar un coste del servicio cerrado y ajustado, sin sorpresas, ya que en la limpieza profesional no existe ningún margen de improvisación, estando todo previamente estudiado y contrastado para garantizar una óptima calidad con un mínimo coste en los resultados.
Pero finalmente, nos preguntamos ¿Qué se incluye en este tipo de servicios o que procedimientos se llevan a cabo?

En primer lugar, debe estar toda la superficie del suelo despejada de escombros, restos de materiales y herramientas, lo primero que habrá que hacer será una primera limpieza del polvo residual dejado por el derribo, cortes de materiales, mezclas de áridos, y lijados, eliminando ese molesto ambiente polvoriento que se levanta con cada nueva pisada.

Si las superficies a desempolvar son muy amplias lo mejor será utilizar escobas automáticas, o aspiradores industriales con filtros de alta eficacia manteniendo todas las ventanas abiertas. No se debe de mojar los suelos para limpiar polvo de obra, antes de realizar la operación de aspirado y tampoco se debe de barrer con una escoba normal, ya que solo conseguiríamos levantar el polvo que inmediatamente se volvería a posar en el mismo sitio.

  • Una vez se haya procedido a retirar el polvo, se debe iniciar la limpieza de manchas puntuales de cada tipo. Tendrán que ser tratadas individualmente de una en una.
  • Seguidamente, se debe proceder a limpiar el polvo de las puertas y ventanas. Posteriormente, al de las paredes, techos y a la comprobación y limpieza de tuberías.
  • Efectuar la eliminación de restos de adhesivos con disolventes específicos para cada material y útiles adecuados.
  • Posteriormente, se realizará un fregado profesional con máquinas de vapor a presión.
  • A continuación, se llevará a cabo la limpieza en seco del polvo residual en cajones, almacenes, armarios, etc.
  • Seguidamente se realiza un tratamiento posterior humedecido con productos adecuados.
  • Después, se debe proceder a limpiar todos los restos de polvo de conductos de ventilación, puntos de luz, así como, de marcos, ventanas y cristales.
  • Finalmente, antes de poder dar por finalizada la limpieza se deberá proceder a la eliminación de cualquier espacio anexo del piso, oficina, etc. Una vez esto se haya realizado, se deberá abrillantar cada tipo de suelo.

Quiénes somos

Limpiezas Muñoz es una empresa especializada en servicios integrales de limpieza, distribución y asesoramiento por nuestros clientes. Ofrecemos un trato personalizado para la higiene ambiental y la gestión de recursos para las necesidades de tu empresa.